5 de octubre de 2010

ENTENDERNOS


A veces no entiendo a las personas.
Si soy sincera, realmente son muchas veces las que no las entiendo...
Me siento a escucharlas, a asimilar cada palabra, a buscar el sentido de sus reacciones, de sus pensamientos, de lo que dicen sentir... Me pongo en el lugar de cada uno e indago dentro de mí intentando rebuscar mis propias reacciones. Lo intento. Quiero saber qué haría yo.

Pero hay cosas que no van conmigo.

Luego pienso que eso da lo mismo, que cada uno somos de una forma y es lógico que cada uno reaccionemos de maneras diferentes. Sólo hay que aceptar nuestras diferencias.
Pero esas diferencias marcan nuestras actuaciones. Y hay actos que nos hacen daño. Es duro aceptar que te hagan daño, a nadie nos gusta padecer dolor alguno. Y hay actos que duelen.

Es más, hay actos injustificables y sin sentido con los que a veces nos toca lidiar y convivir. No consigo entenderlos. No puedo aceptarlos por muy cerca que estén las personas.

No. No entiendo los actos. No entiendo a las personas.

No hay comentarios: